dimecres, 30 de gener de 2013

PSC y CiU lideres en corrupción en Cataluña




ayuntamiento

Hasta diez casos de corrupción en los últimos tres años, con más de cuarenta detenidos y 70 imputados. Cataluña se sitúa en tercer lugar en el ránking de causas abiertas, solo por detrás de Baleares y Valencia ambas gobernadas por el Partido Popular (PP). Desde que vieran la luz pública los casos 'Palau' y 'Pretoria', se han registrado otros ocho casos más que han salpicado empresarios y políticos, la gran mayoría, relacionados con el urbanismo. La cifra de varios sumarios supera los 60 millones de euros.

Los últimos dos casos en fase de instrucción, caso 'Mercurio' en Sabadell (Barcelona) y 'Clotilde' en Lloret de Mar (Gerona), han salpicado a ayuntamientos gobernados por el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) y Convergència i Unió (CiU). En estos últimos tres años destacan diez grandes casos que se han saldado de momento con cuarentena detenidos y más de 70 imputados. Se sitúa así como una de las comunidades con más instrucciones abiertas, detrás de las islas Baleares y la Comunidad Valenciana.

En julio de 2009, los Mossos de Esquadra -policía autonómica- entraron en el Palau de la Música. La operación dejó al descubierto una trama de corrupción con numerosas ramificaciones. Los principales imputados en el caso son el presidente de la Fundación del Orfeo, Fèlix Millet, y su mano derecha, Jordi Montull. Se les acusa de desviar hasta 35 millones de euros en más de una década. El caso está separado en tres piezas, una de ellas afecta directamente al partido del presidente de la Generalitat, Artur Mas, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), que tiene su sede embargada por los imputados el ex tesorero del partido, Daniel Osàcar, y el ex secretario de Comunicación y actual director de Comunicación del Ayuntamiento de Barcelona, Marc Puig. La tercera pieza afecta al "caso Hotel del Palau", que salpica, en este caso, el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona.

Tres meses después del 'caso Palau' la atención se centró en el área metropolitana de Barcelona. El 'caso Pretoria' implicaba alcaldes y ex consejeros en una posible trama de corrupción urbanística y blanqueo de dinero que habría desviado hasta 20 millones de euros. Entre los detenidos se encuentra el ex alcalde de Santa Coloma de Gramenet (Barecelona), Bartomeu Muñoz, el ex consejero de Finanzas de la Generalidad de Cataluña Macià Alavedra y el ex secretario general de la Presidencia Lluís Prenafeta.

En 2011 salió a la luz la derivada catalana del 'caso Campeón', que salpica al secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Oriol Pujol, por la presunta concesión irregular de Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

Las dos causas más recientes son el 'caso Mercurio' y la 'operación Clotilde'. El primero, de finales del 2012, investiga sobornos y corrupción urbanística con cobro de comisiones en el Ayuntamiento de Sabadell, que alcanza al alcalde, Manel Bustos, y a varios miembros del PSC, entre ellos al ahora ex diputado en el Congreso, Daniel Fernández. También están supuestamente implicado el ayuntamiento de Montcada i Reixach.

El segundo caso ha inaugurado este 2013 en Lloret de Mar con la detención de una posible trama de blanqueo de capitales vinculada con la mafia rusa y que podría salpicar el gobierno municipal. De hecho, el anterior alcalde de la localidad, Xavier Crespo, que no está imputado, de momento, en la causa, ha negado ya su vinculación con Andrei Petrov, cabecilla de la red que operaba en toda Cataluña y con su sede en la localidad gerundense.

En estos tres años aún podemos encontrar la causa archivada por unas cuentas en Suiza de la familia del presidente Artur Mas, en concreto la del padre del presidente autonómico. Fue archivada porque el delito había prescrito.

Y quedan pendientes las denuncias contra las cuentas de la sanidad pública catalana, que está investigando la Oficina Antifraude, la denuncia de la ex pareja del hijo mayor de la familia Pujol por el blanqueo de capitales y supuesta malversación de fondos públicos a la Asociación Catalana de Municipios.

La lentitud de los jueces a la hora de investigar y realizar el juicio y los indultos del Gobierno del PP han hecho que dos casos que se remontan a 15 y 19 años hayan quedado sin penas de cárcel. De hecho, el 'caso Treball', cuyo juicio se celebró en enero 2012, y que terminó en una condena de cárcel a los miembros de Unió por desviar 45.000 euros, concluyó finalmente con un indulto del Ejecutivo.

En el 'caso Pallerols' se demostró la financiación irregular del partido Unió Democràtica de Catalunya (UDC) que preside Josep Antoni Duran Lleida, diputado por CiU en el Congreso de Madrid, pero un acuerdo de última hora con la fiscalía evita la cárcel. 16 años después, Unió tendrá que devolver el dinero que se embolsaron los acusados.



1 comentari:

Joan Vendrell i Campmany ha dit...

Esto es un suma y sigue sin fin.
El globo se está hinchando de tanto y tanto soplar, ¡hasta que explote !.