divendres, 30 de novembre de 2012

Apadrina una empresaria india




maribel verdú

Coincidiendo con la celebración en 2012 del Año Internacional de las Cooperativas de Naciones Unidas, la Fundación Vicente Ferrer ha impulsado el proyecto 'De Mujer a Mujer. Sociedad Cooperactiva', un nuevo tipo de sociedad revolucionaria, formada por mujeres españolas e indias. Las primeras aportarán el capital para que las segundas, a base de trabajo y esfuerzo, puedan emprender pequeños negocios que garanticen su supervivencia y la de sus familias. Todas serán socias a partes iguales de este nuevo modelo basado en la economía sostenible y solidaria.

Al proyecto se han sumado ya rostros conocidos como la periodista Ana Pastor; la nadadora paralímpica Teresa Perales; las actrices Maribel Verdú y Blanca Portillo; la cantante Luz Casal; la directora de Facebook España, Irene Cano o la presidenta de Microsoft España, María Garaña.

Su objetivo final es ambicioso: conseguir la mayor sociedad 'cooperactiva' de mujeres del mundo. De esta forma, pretenden dar una oportunidad a miles de mujeres de los colectivos más desfavorecidos de la India rural para cambiar la situación de exclusión que padecen.

Las mujeres de la India rural se ven discriminadas por razones de género, casta o discapacidad y son víctimas de la falta de acceso a la educación y de los matrimonios precoces. Casi la mitad vive por debajo del umbral de la pobreza. La 'Sociedad Cooperactiva' aspira a invertir esta situación en el estado indio de Andhra Pradesh.

A partir de una contribución mensual de 9 euros, las colaboradoras españolas inician su asociación con las emprendedoras indias para poner en marcha un pequeño negocio que le permita vivir de sus propios ingresos. Desde un quiosco de comestibles a la compra de búfalas, ninguna iniciativa empresarial es imposible.

El 60% de esos 9 euros se destina a abrir una cuenta bancaria a nombre de la mujer, mientras que el 40% restante se destina a fortalecer el papel activo de las mujeres en la sociedad. La Fundación reinvierte este dinero en mejorar su acceso a servicios médicos, sus viviendas o en facilitar su acceso a la educación superior.

De esta forma, las socias españolas se convierten en emprendedoras solidarias que cambiarán para siempre la vida de las mujeres de la India rural.