dissabte, 13 d’octubre de 2012

Catalanes somos todos




concentración
Ayer muchos catalanes que nos sentimos españoles a la vez nos concentramos en la plaça Catalunya de Barcelona para decir que no toda Cataluña quiere la independencia.

Alrededor de las 11 de la mañana empezó la fiesta con música española, catalana y de varios países de habla hispana, a las 12 que era la hora prevista se hizo la lectura de un manifiesto en catalán, español e inglés, que para no alargarme dejo dos párrafos del mismo.

“No queremos que por nuestro silencio algunos pretendan erigirse en los representantes de todos los catalanes defendiendo que Cataluña se separe del resto de España, obviando nuestras voluntades y excluyendo una amplísima parte de catalanes que no se sienten representados con esta idea. Nuestro proyecto compartido es en positivo e integrador. Nuestro sentimiento por nuestra tierra no es excluyente. Este no es un sentimiento contra nadie. No queremos enfrentamientos entre hermanos”.

“Queremos decir con la voz bien clara que nadie tiene derecho a pedirnos que optemos por nuestra condición de catalán o por nuestra condición de español. Y tampoco a poner en duda ninguna de las dos realidades. No queremos perder ninguno de estos dos sentimientos que se enriquecen mutuamente. No queremos renunciar a nuestras raíces, a nuestra historia, a nuestra familia, en definitiva, a nuestra realidad, a nuestra vida. No queremos que se nos imponga una realidad ajena. No queremos que se nos impongan fronteras artificiales”.

Quiero destacar que aparte de la fuerte lluvia que cayó durante unos minutos fue una concentración festiva con familias de tres generaciones, jóvenes y no tan jóvenes algunos venidos incluso de fuera de Cataluña, y lo más importante que no se produjo ningún incidente importante salvo que al final un joven quiso subir al escenario un una bandera estelada para romperla públicamente pero los miembros de la organización se lo impidieron sin más.

En cambio a unos 100 mts. en la plaça Urquinaona concretamente hubo otra concentración paralela a ésta organizada por independentistas, al pasar por ella un padre con un niño y una niña de corta edad para dirigirse a la concentración de la plaça Catalunya fue agredido por unos energúmenos que no representan a los miles de catalanes que piden la independencia -los cuales respeto profundamente- por llevar una bandera española hasta tal punto que la policía de los Mossos d’Esquadra -policía autonómica- los tuvo que proteger con el resultado de un agresor herido y detenido.