dilluns, 24 de setembre de 2012

¿Quién pagará los costes?




vallas en el congreso

Gracias al gobierno (2004-2010) de José Luís Rodríguez Zapatero, Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y del actual de Mariano Rajoy, Partido Popular (PP), los españoles que vivimos de una nómina o pensión lo estamos pasando muy mal ya que la ineptitud de ambos nos han llevado a una ruina total, ahora solo falta que se le añadan unos costes para proteger tal como ya comenta el pasado 17 de agosto que se asalte el Congreso de los Diputados.

Los alrededores del Congreso de los Diputados serán mañana escenario de una nueva protesta ciudadana, esta vez, para pedir la dimisión en pleno del Gobierno de Mariano Rajoy y el inicio un proceso constituyente, y para "rescatar" simbólicamente la sede de la soberanía española que es víctima, aseguran, de "un secuestro llevado a cabo por la Troika y los mercados financieros y ejecutado con la colaboración de la mayoría de los partidos políticos".

Bajo el lema 'Rodea el Congreso', los manifestantes, convocados por la Coordinadora 25-S y la plataforma ¡En Pie!, tratarán de crear un "cinturón triangular" a partir de las 18.00 horas en torno a la Cámara Baja, donde, como es habitual cada martes, los diputados estarán participando en la correspondiente sesión plenaria semanal.

Aunque los organizadores de la acción han asegurado que su intención no es "ocupar el Congreso" sino "rodearlo" y "andar alrededor", así como que no impedirán el tránsito de los diputados ni interrumpirán el funcionamiento interno de la institución, la Policía ha decidido blindar la cámara con un dispositivo compuesto por un total de 1.350 agentes de antidisturbios.

Según fuentes policiales, el dispositivo tiene previsto desplegar un total de 27 grupos de Unidad de Intervención Policial (UIP) compuestos por 50 efectivos cada uno. Además, el plan de Seguridad se iniciará esta misma noche del lunes al martes y se procederá a establecer varios perímetros de seguridad rodeando el edificio del Congreso de los Diputados.

De este modo, se pretende establecer varios filtros con los que controlar el paso de personas a las inmediaciones de la Cámara Baja e impedir la llegada de las marchas que desde las 18.00 horas saldrán desde las céntricas plazas madrileñas de la Puerta del Sol, Neptuno y Cibeles dirección al Congreso, procedentes en el primer caso de Plaza de España y en el segundo del Paseo del Prado.

No es la primera vez que el Congreso se blinda para evitar la aproximación de los manifestantes. La Carrera de San Jerónimo ya fue escenario durante el verano de frecuentes protestas por las últimas medidas de ajuste del Gobierno, como la subida del IVA y la supresión de una paga extra de los funcionarios.

De hecho, desde el mes de julio, la Policía mantiene bajo vigilancia especial y protegidos con vallas varios de los accesos al Congreso; medidas de seguridad que han sido muy criticadas por algunos diputados pero respaldadas por el presidente del Congreso, Jesús Posada, quien ya recordó que "el Congreso es inviolable, especialmente cuando está reunido".

El artículo 494 del Código Penal establece una pena de prisión de seis meses a un año o multa de doce a veinticuatro meses para "los que promuevan, dirijan o presidan manifestaciones u otra clase de reuniones" ante el Congreso de los Diputados cuando esté reunido, "alterando su normal funcionamiento".

Asimismo, el artículo 497 señala que "incurrirán en la plena de prisión de seis meses a un año quienes, sin ser miembros del Congreso de los Diputados, del Senado o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, perturben gravemente el orden de sus sesiones", si bien matiza a continuación que cuando dicha perturbación "no sea grave", la pena será de multa de seis a doce meses.