divendres, 17 d’agost de 2012

'Ocupa el Congreso de los Diputados'




congreso de los diputados

El presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, confía en que el Ministerio del Interior adopte "las medidas oportunas" para asegurar la inviolabilidad del Parlamento ante "algaradas callejeras", en referencia a la movilización convocada en Internet para el 25 de septiembre bajo el lema 'Ocupa el Congreso'. Esa convocatoria, promovida desde distintos sitios de Internet y vinculada a colectivos próximos al movimiento 15-M, pretende congregar a manifestantes en el entorno del Congreso con idea incluso de acampar en los alrededores el 25 de septiembre, un martes en el que está prevista la celebración de una sesión plenaria.

Posada ha querido dejar claro que “el Congreso es inviolable, especialmente cuando está reunido”, y así se lo transmitió al ministro del Interior en julio, cuando la Carrera de San Jerónimo fue escenario de frecuentes protestas por las últimas medidas de ajuste del Gobierno de Mariano Rajoy Partido Popular (PP), que incluyeron la subida del IVA y la supresión de una paga extra de los funcionarios.

Aunque la plataforma Democracia Real Ya (DRY) ha dicho que se desmarca del asalto al Congreso se desconoce qué colectivos están detrás de la convocatoria, pero si se ha constituido la 'Plataforma ¡En pie!' con el cometido de coordinar los preparativos del evento. "Somos personas reunidas en un movimiento de carácter social, antineoliberal, anticapitalista y democrático. Hemos confluido en este momento porque creemos que la sociedad debe dar un paso al frente en la determinación de su soberanía y porque creemos que ha llegado la hora de exigir una democracia directa y participativa" aseguran, con la cual pretenden entre otros:

1. La dimisión del gobierno en pleno, por engañar al país de modo inconcebible y llevarnos al desastre, así como la disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado.

2. Promovemos la abolición de la actual Constitución por carecer de legitimidad al haber sido impuesta por herederos de la dictadura franquista y sin la participación del pueblo, quien ha de ser el que determine el modelo de estado en el que quiere vivir.

3. Creación de un proceso Constituyente, a fin de redactar una nueva Constitución, con la participación y representación real de toda la sociedad, la cual debe estar dotada de mecanismos de control y posible modificación que garanticen en todo momento la soberanía popular. Para este propósito, será necesaria la creación de una ley electoral que garantice la proporcionalidad en el proceso de elección, de cara a designar a los encargados de plasmar la voluntad popular en el texto constitucional.

Es cierto que la Constitución después de 34 años que se aprobara está desfasada al día de hoy y debería de ser modificada en algunas leyes. Pero también cabe recordar que la Comisión de Asuntos Constitucionales y Libertades Públicas del Congreso de los Diputados nombró una Ponencia de siete diputados, que elaboró un anteproyecto de Constitución. Estas siete personas, conocidas como los «Padres de la Constitución» fueron: Gabriel Cisneros, Unión de Centro Democrático (UCD); José Pedro Pérez-Llorca, UCD; Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, UCD; Miquel Roca i Junyent, Pacte Democràtic per Catalunya (PDC); Manuel Fraga Iribarne, Alianza Popular (AP); Gregorio Peces-Barba, Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y José Solé Tura, Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), con lo cual no se puede decir que eran herederos de la dictadura franquista cuando había un socialista y un comunista.