dimarts, 28 de febrer de 2012

Lo que nos faltaba en Cataluña

  musulmanes

En Cataluña desde hace más de un año se vienen celebrando día si y otro también manifestaciones por los recortes que la Generalitat ha hecho a la Sanidad y Enseñanza entre otros.

El pasado día 19 en Barcelona igual que en otras ciudades hubo una manifestación convocada por los sindicatos mayoritarios Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) contra la “reforma laboral”, que en realidad se manifestaron por el recorte de subvenciones que ésta significa a estos vividores.

Pues si esto no fuera suficiente el imán con más seguidores de Reus (Tarragona), Tabdelhamid Aim El Hyat, alineado con la corriente salafista, ha amenazado con sacar a la población musulmana a la calle, «en toda la provincia de Tarragona», si la Generalitat no rectifica y retira las multas impuestas a los magrebíes que habían cobrado indebidamente unas prestaciones destinadas a favorecer la integración.

Desde hace años, un elevado número de inmigrantes pertenecientes a la comunidad musulmana de Cataluña se ven beneficiados por el Programa Interdepartamental de Renta Mínima de Inserción (Pirmi). Gracias a estas ayudas, reciben en la actualidad 420 euros mensuales por familia, siempre y cuando cumplan con una serie de requisitos legales. En concreto, alrededor del 40 por ciento de los beneficiarios son inmigrantes, en su mayoría de origen magrebí.

Ocurre que el pasado verano, al hacer una revisión de las ayudas, entre otros motivos para introducir una serie de reformas motivadas por la crisis económica, los responsables de la Generalitat detectaron numerosas irregularidades en el cobro. Así, comprobaron que muchos receptores de estas ayudas habían regresado a su país de origen, en la mayoría de los casos Marruecos, sin comunicarlo a las autoridades. Entre los requisitos, se indica expresamente que los beneficiarios de estas ayudas pueden ausentarse un máximo de quince días, siempre y cuando se justifique.

Se ha dado la picaresca de que algunos de estos destinatarios se encontraban en el país magrebí y, en las fechas indicadas para el cobro, regresaban a España —varios en un mismo vehículo para que les resultara más económico— y con el dinero en mano regresaban a Marruecos. Se han detectado casos en los que personas que cobraban estas ayudas tenían otro tipo de ingresos obtenidos en actividades dentro de la economía sumergida.

Lo cierto es que las autoridades de Cataluña han exigido la devolución de las cantidades cobradas indebidamente, y en algunos casos han impuesto multas, lo que ha provocado un malestar en la comunidad musulmana que algunos líderes están dispuestos a aprovechar. Así, por ejemplo, el imán con más seguidores de Reus, Tabdelhamid Aim El Hyat, ha aconsejado a los miembros de la comunidad musulmana sancionados que no abonen ninguna multa ni devuelvan la cantidad exigida por la Generalitat sin antes consultárselo. El Hyat ha aparecido en distintos medios como uno de los imanes que trabajan en España más radicales. De origen holandés, frecuenta los congresos salafistas que proliferan cada año en nuestro país.

Paralelamente, ha remitido una carta a responsables de algunos organismos, también del INEM, en la que camufla la amenaza de una revuelta islamista con un tono incluso «cordial». «Nuestra comunidad —dice— se queja por la no colaboración de vuestro servicio y la mayoría acusa a las autoridades en general de intentar echar a los inmigrantes de este país». «Ustedes no enseñan a la gente lo que son sus derechos y sus deberes por falta de traductores, porque ustedes no quieren gastar dinero en contratar a estos traductores», lamenta en su intento de justificar el cobro indebido por desconocimiento de la ley. Además, señala que España está cerca de Marruecos «y la gente debe de vez en cuando visitar a sus padres y familiares». Y amenaza: «Señor..., perdóname que le diga que nuestra comunidad (hombres, mujeres y niños) saldrán estos días para manifestarse en frente de las puertas de vuestra oficina hasta que se solucione el problema.

Esta es la decisión de nuestra comunidad en toda la provincia de Tarragona».

FUENTE: ABC digital