dilluns, 18 d’octubre de 2010

El Molino de Barcelona levanta hoy el telón

  fachada de el molino

El Molino de Barcelona, emblemático epicentro del cabaret y el 'music hall' del Paral•lel, reabrirá hoy después de 13 años cerrado y tras una reforma integral que lo ha adaptado a las necesidades del siglo XXI (véalo en este enlace http://www.youtube.com/watch?v=-sceQwEOOrA).

El Molino durante muchas décadas fue el 'music hall' más emblemático del Paralelo barcelonés, (hoy Paral•lel), en el actuaron los mejores artistas del 'music hall' de la época, La Bella Dorita, Johnson, Mati Mistral, Lita Claver “La Maña”, etc. también se rodaron muchas escenas de películas entre ellas El ultimo cuplé (vea en este enlace el final del espectáculo ‘Que polvo tiene El Molino’, representado en el año 1988 http://www.youtube.com/watch?v=0yUvps4_4Dk).

La nueva etapa de El Molino va de la mano de la empresa Ociopuro, que compró el local para evitar que el espacio continuara degradándose. La reforma ha sido larga y laboriosa, pues se ha tenido que derruir y volver a levantar todo el teatro, conservando únicamente la fachada, con su icónico molino.

Así, se ha levantado una fachada por encima de la antigua hecha a base de 'leds' que se iluminarán por la noche, se ha construido el Golden Bar, con vistas al Paral•lel, e incluso una sala de ensayo, donde también se realizarán talleres a cargo de los artistas.

La sala principal mantiene su capacidad original, 250 espectadores, con la voluntad de mantener la proximidad entre artistas y público, una de las señas de identidad del teatro.

El espectáculo inaugural irá a cargo del director y actor de la compañía de teatro The Chanclettes, que en su currículo alberga nombres tan dispares como el Festival de Edimburgo, el Gran Teatre del Liceu, la Cárcel Modelo de Barcelona, Kylie Minogue y Raffaella Carrá.

2 comentaris:

Joan Vendrell i Campmany ha dit...

El Molino siempre reverdecerá nostálgicos recuerdos para quienes disfrutamos de este emblemático lugar en nuestros años de juventud.
Celebro que de nuevo vuelva a abrir sus puertas, este pulmón del espectáculo de la Ciudad Condal.

Joaquin Munté Lapeira ha dit...

Gracias por su comentario, Joan.
Es verdad, El Molino siempre reverdecerá nostálgicos recuerdos, yo recuerdo que en las décadas de los años 60, 70 e incluso a principios de la 80, solíamos ir a ver los espectáculos que ofrecían, eran un par de horas que te lo pasabas divinamente, la única precaución que tenias que tener era no comprar entradas de las primeras filas, por qué según el cómico de turno y sobre Lita Claver “La Maña” como se metieran contigo te sacaban los colores.
Pero aparte de El Molino en el Paralelo había tal cantidad de buenos teatros, que era un gozo ver a tantas familias mirando las carteleras o delante de las taquillas, hoy ibas a uno y la semana siguiente ibas a otro.
Desgraciadamente poco a poco se fueron cerrando casi todos, y hoy cuando paso por el Paral-lel y veo el cambio que habido siento una nostalgia que me entristece.