dissabte, 8 de desembre de 2012

La desmotivación de quienes nos protegen

 


actuación de la guardia civil

Menos agentes, con menos medios y peor pagados. ¿Puede influir esto en la seguridad? Sindicatos policiales de España lo tienen claro y sostienen que los recortes, que también les han afectado, tendrán una negativa repercusión en la protección de los ciudadanos.

Batas blancas, camisetas verdes, negras... pero también azules. Policías y guardias civiles que tienen unos sueldos muy inferiores a los de las policías autonómicas y locales no han sido ajenos a la crisis y aunque no tienen derecho a la huelga han salido a la calle para dejar constancia de que la tijera les ha alcanzado.

España se coloca a la cabeza de la Unión Europea en policías por habitante con 4,1 agentes por cada mil ciudadanos, una tasa que se reducirá si continúan las restricciones en las ofertas de empleo público, tal y como advierten sindicatos y asociaciones policiales, que denuncian importantes recortes en medios materiales y una potenciación de la seguridad privada.

Las restricciones salariales han provocado que los agentes de cuerpos como la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Ertzaintza -Policía del País Vasco- o los Mossos d'Esquadra -Policía de Cataluña- hayan perdido entre un 20 y casi un 30% de poder adquisitivo en los últimos tres años, una factor más para la "desmotivación", avisan.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) cifra en 1.420 euros la nómina de un agente, con una pérdida de alrededor del 20 % del salario debido a la congelación retributiva, la supresión de la extra de Navidad y el recorte del 5 % del sueldo desde julio de 2010.

Precisamente, desde 2010 se están jubilando unos 3.000 policías al año, mientras que la oferta de empleo no alcanza las 155 plazas, por lo que el cuerpo ha perdido 8.500 agentes, según el SUP.

Según la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), un agente básico de este cuerpo sin trienios gana 1.400 euros y ha perdido entre un 20 y un 25 % de poder adquisitivo. Además, le repercutirá el recorte del 49 % en el plan social y en la productividad.

A 1.720 euros asciende la nómina de un ertzaina básico. El Sindicato Erne cree que en los últimos diez años los policías vascos han perdido un 34 % de poder adquisitivo, aunque desde 2009 la pérdida acumulada es del 25,7 %.

Un mosso gana en torno a los 1.760 euros mensuales y ha perdido desde 2009 alrededor del 27 % de su poder adquisitivo, según el Sindicat de Policies de Catalunya (SPC), que recuerda que el "estricto" régimen de incompatibilidades al que están sometidos les impide una segunda actividad a diferencia de otros colectivos.

Mientras a todos ellos que se juegan la vida por nuestra seguridad se les recorta el sueldo y se les priva de medios para su protección, algunos políticos roban el dinero y aquí no pasa nada. ¡Qué asco de país!