dijous, 28 de juny de 2012

Unos pasando hambre y otros con buenos coches



coches oficiales
Es cierto que el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, Partido Socialista Obrero Español (PSOE), por su mala gestión nos hundió a todos los españoles, pero no es menos cierto que el Gobierno de Mariano Rajoy, Partido Popular (PP), con los palos de ciego que está dando ya que no tiene idea de lo que tiene que hacer nos esta atando una piedra en el cuello que nos va a impedir salir a flote.

Rajoy lo esta probando todo a ver si por casualidad suena la flauta, la última ocurrencia que ha tenido ha sido un listado de 456 medicamentos que el Sistema Nacional de Salud (SNS) va a dejar de financiar para ahorrar 440 millones de euros y que tratan dieciocho dolencias menores incluye ejemplos como el aciclovir (para virus en la piel) o la codeína (para la tos).También algunos corticoides, vasodilatadores, laxantes, antiinflamatorios o antidiarreicos. Pero no se les ha ocurrido pensar que por donde hay que empezar a recortar es en la Administración Pública.

Parecer ser que ni Rajoy ni los centenares de asesores que tiene no saben o no quieren saber a donde está el mal de este país. Hoy por hoy no nos podemos permitir mantener los parlamentos -nacional y autonómicos- abarrotados de políticos que algunos solo van -el día que lo hacen- a calentar el escaño, mantener un parque móvil impresionante de coches oficiales, teléfonos móviles, tarjetas Visa, ordenadores personales etc. etc. etc.

Rajoy tiene al día hoy mayoría absoluta para poder modificar la Ley de Partidos, si no es para esta legislatura servirá para las próximas, pero no podemos mantener a tantos y tantos políticos, así como a tantas personas -familiares, amigos, afiliados y simpatizantes- que todos los partidos desde el Gobierno de la nación hasta el último ayuntamiento colocan a dedo con unos buenos sueldos, 

Y por último suprimir las subvenciones ya de una vez a todos los partidos políticos, sindicatos, patronal, fundaciones fantasmas de partidos políticos y otras muchas que también reciben lo suyo a fin de asegurarse unos votos.