diumenge, 8 juny de 2008

El Viagra ayuda a los ciclistas a hacer trampas

  peloton

Millones de hombres -y sus parejas- podrían atestiguar que el Viagra mejora su rendimiento en el dormitorio. ¿Eleva también sus posibilidades de éxito en una carrera ciclista?

Científicos de la Universidad de Miami, que tienen algunos datos al respecto, llevan tiempo estudiando si el citrato de sildenafil aumenta la velocidad de los ciclistas, sobre todo en la escalada.

La Agencia Mundial contra el Dopaje financia un proyecto de dos años de duración, para determinar si las pastillas azules de Viagra deben ser añadidas a la lista de "fármacos prohibidos" en el deportes, sumándose a los esteroides, la hormona del crecimiento y el EPO.

Explica Linda Robertson en The Miami Herald que en un laboratorio del campus de Coral Gables, los ciclistas tragan una pastilla de 50 miligramos de Viagra o un placebo, se encaraman a una bicicleta estática, pedalean, suben el ritmo durante 5 kilómetros y todo ello respirando aire con menos oxígeno de lo normal, para reproducir las condiciones que se viven compitiendo a 3.000 metros de altitud, en las cimas de los Alpes o los Pirineos.

¿El Tour del Romance? No. Ni uno sólo de los participantes tiene una erección,

"Si la tuvieran, no habría problema porque todos van embutidos en esos shorts de Spandes, que usan los profesionales, y que se estiran y acomodan al cuerpo", explica risueño Mark Stoutenberg, uno de los investigadores:

El Viagra causa la dilatación de los vasos sanguíneos, sobre todo en los pulmones y en la zona genital. Pero no causa erecciones sin una estimulación.

Lo que tratan de demostrar en Miami es que esa dilatación en los pulmones, ha sido descubierta por algún ciclista de alta competición y ya le esta sacando partido.