divendres, 15 de febrer de 2013

La familia de Jordi Pujol es cobarde




familia jordi pujol

María Victoria Álvarez Martín, la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, reconoció tener «miedo» porque conoce bien a la familia del expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, Convergéncia i Unió (CiU) tras la polémica suscitada al publicarse que fue espiada en una comida con la presidenta del Partido Popular de Cataluña (PPC), Alicia Sánchez-Camacho.

«Hombre que si tengo miedo, es que conozco muy bien a la familia Pujol. Claro que tengo miedo», así lo confesó ayer en unas declaraciones a la emisora de radio Onda Cero.

Álvarez consideró una «burrada» el seguimiento al que está siendo sometida estos días y al hecho de que se le haya grabado una conversación privada en un restaurante «cuando nadie más sabía de esa comida».

«Pero me parece más aberrante -continuó- que cuelguen en internet toda una declaración mía delante del juez, y las cosas que está haciendo la familia Pujol nadie hace nada. Me parece aberrante que estén todos los periodistas en la puerta de mi casa en vez de estar donde tiene que estar».

Aseguró que no está siendo manipulada por ningún partido político y animó a la gente que conozca casos de corrupción que no tenga miedo y lo denuncie «porque no podemos tener la corrupción al lado y quedarnos de brazos cruzados; esto no puede ser». La familia Pujol son muy cobardes y lo quiero decir a la cara, las personas que se atreven hacer las cosas que me han hecho a mi son cobardes, los que levantan la mano a una mujer son cobardes, los hombres que están contando que Madrid nos roba y se están llevando el dinero a palazos de España son cobardes.

Álvarez pidio al juez que esclarezca los hechos y "en su caso depure las responsabilidades de todo orden a que haya lugar en derecho" y que "adopte todas y cuentos medidas sean necesarias al objeto de proteger mi derecho a la libertad, derecho al sosiego y a la tranquilidad personal en el desarrollo normal de mi vida".

Esta petición de protección se debe, según Álvarez, a que entiende que toda esta situación "afecta de manera directa a mi seguridad e incluso pudiendo estar en peligro mi integridad física".