diumenge, 3 de juny de 2012

El Faisán puede levantar el vuelo



rubalcaba implicado en el caso faisán
Durante la pasada legislatura en el Congreso de los Diputados hubo fuertes debates entre el exministro de Interior del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, Partido Socialista Obrero Español (PSOE) e Ignacio Gil Lázaro, diputado por el Partido Popular (PP) sobre el chivatazo que la policía dio al dueño del Bar Faisán -donde se recogía el dinero de las cartas de extorsión con amenazas que la banda terrorista ETA enviaba mayoritariamente a empresarios vascos y navarros- para que no cruzaran la frontera con Francia, ya que si lo hacían los iban a detener.

Me parece una indecencia muy grande y un acto de traición a las victimas que sea precisamente la cúpula de la Policía Nacional impuesta por los socialistas quienes evitaran su detención con fines políticos del gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, PSOE, cuando estas ratas asesinas llevan 921 asesinatos a sus espaldas entre ellas criaturas de muy corta edad, 326 de ellos todavía sin resolver tal como comentaba ayer en este mismo blog. Y con ello han hecho sonrojar a estos grandes profesionales de este cuerpo que desgraciadamente muchos de sus compañeros han sido victimas de estos asesinos.

En un informe de 600 páginas dirigido al juez Pablo Ruz, del que dio cuenta ayer el diario El Mundo, se ratifica que el ex director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, el jefe superior del País Vasco Enrique Pamiés y el inspector Ballesteros dieron el soplo a la red de extorsión de la banda terrorista ETA en el Bar Faisán de Irún en mayo de 2006, es decir, que son los responsables del llamado "caso del chivatazo a ETA" o "caso Faisán".

Los investigadores de la Guardia Civil rechazan por "inconsistente" la tesis de que el equipo investigador dirigido por Carlos Germán fuese el responsable de la delación. El informe podría servir para procesar de nuevo a los tres altos cargos de Interior en la etapa socialista, algo que impidió el juez Bermúdez cuando presidía la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional poco antes de las últimas elecciones generales.

La tesis que defiende el informe es que Ballesteros fue quien entregó a Joseba Elosúa -dueño del Bar Faisán y jefe de la trama de extorsión de la banda terrorista- el teléfono desde el que Pamiés le advirtió de que se había preparada una operación policial para interceptarles.

Según desveló este mismo diario, el acuerdo para el chivatazo se toma la noche anterior con García Hidalgo. En esas fechas, quien estaba al mando de Interior era Alfredo Pérez Rubalcaba. Tal y como dice el informe "las evidencias policiales sobre el caso soportan de manera consistente la hipótesis de autoría de los imputados en un grado mucho mayor que el resto de hipótesis plausibles".

2 comentaris:

Joan Vendrell i Campmany ha dit...

Nunca sabremos la verdad de este escabroso asunto. Y encima tienen la pachorra de decir que vivimos en democracia.

Joaquin Munté Lapeira ha dit...

Quizás desgraciadamente tenga razón Sr. Joan, pero los sindicatos de la Guardia Civil, Policía Nacional, asociaciones de Victimas del Terrorismo y Manos Limpias están trabajando para que esto no ocurra, y hoy por suerte ya no están ni el juez Garzón ni el fiscal general del Estado de entonces que fueron los primeros interesados de que esto no se supiera